single

ARTISTAS

Christone “Kingfish” Ingram

0

 

Kingfish web

Christone ‘Kingfish’ Ingram (voz, guitarra), Paul Rogers (bajo), Eric Robert (teclados), Chris Black (batería)

Con tan solo 23 años, Christone “Kingfish” Ingram, es ya una de las referencias principales del blues contemporáneo y se ha ganado, por méritos propios, el ser considerado por muchos como una pieza indispensable para el futuro de este género.

Kingfish nació en Clarksdale (Mississippi), a tan solo 10 millas del cruce donde Robert Johnson firmó su legendario pacto con el Diablo, en una familia que canta en la iglesia y en la que la música es muy importante. Comenzó tocando la batería a los 6 años, pasó a tocar el bajo y terminó llegando a su querida guitarra. Desde el principio destacó por su forma de tocar la guitarra y comenzó a actuar en vivo en escenarios locales. A los 15 actuó en la Casa Blanca ante Michelle Obama como parte de una delegación de estudiantes del Delta Blues Museum, museo que es la principal atracción turística de su pueblo natal. A los 16 empezó a ganar algunos premios y, siendo todavía un adolescente, sus vídeos en YouTube alcanzaron millones de visitas.

A los 20 años publicó, con Alligator, su primer disco, Kingfish (2019). Este álbum fue aclamado por la critica, y llevó a Kingfish a las portadas de las revistas especializadas y a los primeros puestos de varias listas estadounidenses.

Su segundo trabajo, 662 (2021), fue creado durante el confinamiento, que le obligó a parar, tras más de un año girando sin descanso. Este disco refleja un viaje personal y nos muestra ya una madurez marcada por su breve pero intensa experiencia y por el fallecimiento de su madre.

Kingfish lleva el blues en su ADN, sus profundas raíces en el Delta y sus influencias y referencias musicales lo sitúan como heredero de grandes artistas como B.B. King, Robert Johnson, Lightnin’ Hopkins, Muddy Waters, Jimi Hendrix o Prince.

Virtuoso, apabullante y brillante a la guitarra, con una voz profunda y poderosa, y unos directos llenos de pasión y sentimiento, Kingfish ha conseguido llegar a una audiencia multigeneracional y multicultural, alcanzando así a personas que no conocían el blues y devolviendo la esperanza a los que ya eran aficionados al genero.

Web
Facebook
Twitter
Instagram
YouTube